BUHO NIVAL

BUHO NIVAL

RESERVA AL MEJOR PRECIO

Booking.com

domingo, 26 de abril de 2015

LUTO EN KATMANDÚ

Katmandú del cielo al infierno



Seísmo de 7.8 grados deja a KATMANDÚ en la más absoluta miseria


La puerta del cielo del mundo, ésta viviendo una aunténtica pesadilla después del seísmo producido el pasado sábado a las 6.11 GTM, con una magnitud arrolladora del 7.8 grados de la escala Richter, osea un total de más de 30 réplicas de entre 4,4 y 6,6. La cifra oficial de muertos asciende a más de 2.500 personas y un total de más de 6.000 heridos. Es la peor tragedia en más de 75 años en Nepal. Los servicios médicos de la nación no dan para más, y están esperando ayuda humanitaria para que puedan obtener una respuesta a sus enormes necesidades.


Las comunicaciones en KATMANDÚ se hallan en un estado lamentable, así como carreteras y torres de comunicación telefónica, aunque ya están despegando desde la estación aeréa los primeros vuelos comerciales de turistas extranjeros que hoy se han acumulado millares de personas para abandonar una tierra cebada por los fenómenos devastadores del terremoto. Lágrimas de LUTO en Katmandú hace que los días del SEÍSMO sean imborrables.


Las calles de KATMANDÚ se han convertido en un escenario de Lutos, escombros y de misería máxima por el seísmo. La mayoría de la población tiene problemas con el acceso al agua potable y sus casas se han reducido a cenizas. La pasada noche del sábado han tenido que dormir a la intemperie por el miedo a que pudiera repetirse el temblor. Explanadas improvisadas, tiendas de campaña y otros a ras de suelo han tenido que pasar la noche sin un buen lugar cálido al que atenerse. Las temperaturas gélidas y los niños y ancianos hacen presagiar un mal destino, en el que todavía hace falta más ayuda humanitaria de la que ésta prevista aterrizar desde los distintos puntos de India, y países vecinos como China. Se espera que España envíe provisiones y pueda determinar con exactitud la cantidad de españoles montañeros y turistas que se han quedado atrapados por los fenómenos devastadores.