BUHO NIVAL

BUHO NIVAL

RESERVA AL MEJOR PRECIO

Booking.com

martes, 2 de diciembre de 2014

Ataque de pánico nocturno

Ataque de pánico nocturno


Pánico en la noche: los pacientes que sufren de éste cuadro tienen comportamientos diurnos semejantes.


El ataque de pánico nocturno es una consecuencia de un cuadro anómalo de nuestra mente. Al padecer éste fenómeno el paciente se siente intranquilo y nervioso. Cuando decimos que un PACIENTE sufre un ATAQUE DE PÁNICO NOCTURNO, no queremos decir en absoluto que esa persona tenga pesadillas o sueños malos, sino que cuando aparentemente se encuentra de manera relajada es cuando le vienen las palpitaciones y se cree que se va a morir del susto o miedo pero más lejos de la realidad, digamos que tiene un ataque más bien de ansiedad que puede durar desde los 10 hasta los 20 minutos según los expertos.

Los psicólogos enlazan éste tipo de cuadro con el mecanismo físico de la persona. Es muy fácil ver que la consecuencia del pánico va íntimamente ligada con el organismo físico. Un PACIENTE que sufre éste cuadro no lo hace de manera aislada, todo lo contrario, será de manera habitual y mezclado con episodios diurnos de estrés y sudoración fría.

Uno de los principales problemas de sufrir éste cuadro es el hecho de pensar que van a padecerlo una vez se vayan a la cama. La mente está condicionada a ese posible ataque y nuestro cuerpo se pone alerta ante el más probable ataque de pánico. Según unos estudios realizados más de la mitad de las personas que tienen éstos ataques no se acuerdan de lo sucedido al día siguiente al despertar.

Si pensamos utilizar pastillas mágicas o medicamentos no nos va a prevenir al 100% de los ataques de pánico nocturnos, sino que parcialmente rozará nuestra anomalía. Es por eso que debemos estar distraídos y no pensar en eso, ya que si vemos una buena película o salimos a hacer ejercicio aumentará la probabilidad a no pensar en eso, y nos ayudará a tener una vida más saludable, porque el cuerpo no va separado de la mente. El paciente que tiene cosas que hacer le será más fácil olvidarse de sus dolencias que el que ésta siempre pensándolo. Me quedo con ese proverbio que dice: "Mens sana in corpore sano".